Energía solar fotovoltaica

Energía solar fotovoltaica

Paneles fotovoltaicos con cielo y paisaje

¿Qué es la energía fotovoltaica? 

 

La energía solar fotovoltaica es una fuente de energía renovable y limpia que permite generar electricidad a partir de la luz del sol. Este proceso tiene lugar en los paneles solares, compuestos de un material semiconductor (las células fotovoltaicas) que favorece dicha transformación.

 

¿Cómo funciona una instalación fotovoltaica?

  1. Gracias al efecto fotoeléctrico, la radiación emitida por el sol se convierte en energía eléctrica.
  2. Los paneles fotovoltaicos están formados por celdas que absorben las partículas lumínicas y liberan corriente eléctrica continua.
  3. La energía eléctrica continua producida por los paneles se transforma en corriente alterna gracias a los inversores.
  4. La energía eléctrica alterna, ya apta para el consumo, es distribuida gracias a las líneas eléctricas.

 

¿Cómo podemos utilizarla?

 

  • Realizando autoconsumo directo sin vertido: inyectarla a nuestra red interior, reduciendo el consumo de energía eléctrica que se compra a la red de distribución.
  • Realizando autoconsumo directo con vertido: si hay excedentes se vierten a red y la compañía te compensa los kWh vertidos a 0,05€/kWh descontando este dinero del precio que se ha pagado por los kWh comprados.
  • Utilizarla directamente para bombeo de agua (sólo se necesitan los paneles y bombas especiales preparadas para este tipo de sistemas). 
  • Acumularla en baterías para utilizarla en cualquier momento.

 

¿Qué necesito para una instalación fotovoltaica?

  • Paneles fotovoltaicos: son grupos de celdas fotovoltaicas montadas entre capas de silicio que captan la radiación solar y transforman la luz en energía eléctrica continua. Principalmente existen dos tipos: monocristalinos y policristalinos, normalmente se instalan los primeros ya que su rendimiento es muy superior a los segundos.
  • Inversor: convierte la energía recogida por las placas solares en forma de corriente eléctrica continua en corriente alterna.
  • Medidor de energía (opcional): controlamos la producción de energía de las placas solares, lo que nos permitirá conocer las horas de mayor producción. Simplemente hay que instalarlo entre las placas y el inversor (en las instalaciones de autoconsumo) o entre el regulador de carga y las baterías (en viviendas aisladas).
  • Baterías (opcional): la energía generada se puede acumular en baterías para su posterior utilización, como ocurre en instalaciones aisladas (en cuyo caso es obligatoria su instalación) o en instalaciones de autoconsumo para utilizarla cuando el sol no cubre la demanda total de la vivienda.